· Cuatro escapadas inolvidables ·

No, es mejor que no mires el calendario: aún falta una eternidad hasta las vacaciones. Pero, oye, ya está aquí la semana santa y para eso están los fines de semana, ¿no?, para desconectar, liberar tensiones y, por qué no, para vivir experiencias nuevas, diferentes. Con esa idea en mente, hemos buscado y escogido cuatro destinos para los que no necesitas una guía del lugar, porque lo que de verdad importa es donde te vas a alojar.

Se trata de cuatro hoteles insólitos, de esos que no olvidarás jamás y de los que colgarás decenas de fotos en Instagram nada más llegar. Puedes ir en pareja, con amigos o en familia, eso es cosa tuya, pero asegúrate de que vas con gente que aprecie tu sentido de la aventura. Los cuatro son perfectos lugares para declararle tus sentimientos a tu chica, para proponerle ir a vivir juntos, incluso algo más formal o, si ya lo has hecho, como destino de luna de miel. En cualquier caso, aquí tienes cuatro escapadas inolvidables:

1] No se trata de una nave espacial, aunque lo parece. Es una cabaña burbuja ubicada en medio de la naturaleza, cerca de la población francesa de Landrais. Para dormir bajo las estrellas pero sin renunciar a lujos como piscina, jardín privado y desayuno orgánico casero incluido.

2] Al que a buen árbol se arrima, en buena cama termina: seguro que de niño veías pelis americanas en las que unos chavales tenían casas en los árboles de su jardín (tipo Bart Simpson) y te morías de envidia. Bueno, pues ya puedes hacer las paces con tu niño interior en esta lujosa cabaña encima de un árbol y en medio de un precioso bosque cerca de Bergerac, en el sur de Francia.

3] Y continuando con tus fantasías infantiles, ¿no te apetecería desconectar jugando a indios y vaqueros en un rancho, montar a caballo y dormir en un tipi? Pues ahora tienes la oportunidad, y sin necesidad de volar a Estados Unidos, basta con que te acerques a Alentejo, en Portugal, donde se encuentra el Rancho do Novo Mundo.

4] Nuestra última propuesta es ideal para una escapada romántica, diferente, pero sin alejarte de las comodidades de la ciudad. Una idea que dejará a tu chica flotando, literalmente, porque lo que te sugerimos es alquilar una casa-barco en Amsterdam. Que no te engañe su austero aspecto exterior, estas embarcaciones cuentan con todas las comodidades que pueda tener una casa, pero con la peculiaridad de que podréis dormir (o no) con el suave vaivén del agua.

Si te ha gustado, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *