·Aceites de vida·

En cuestión de cuidado personal, los productos de origen natural son una tendencia que ha llegado para quedarse. Tiene sentido, ¿no? Cuanto más natural, mejor actuará con tu piel.

En este campo, lo más novedoso son los aceites vegetales. Pero para saber más del tema hemos contactado con los profesionales de Pranarôm, el prestigioso laboratorio de aromaterapia científica y médica.


 

·En cuestión de afeitado, ¿para qué sirve un aceite vegetal y cómo funciona?

Si lo usas después del afeitado, repara la piel y la hidrata en profundidad. Basta con aplicar dos o tres gotas sobre la piel aún húmeda para que haga efecto. Ah, y no pienses que por tratarse de aceites te dejarán la cara pringosa, para nada, ya que son de rápida absorción. Prueba la de maderación de caléndula (o uno de jojoba si tienes la piel grasa) y ya verás qué diferencia.

·También existen los aceites esenciales, ¿para que sirven?

Básicamente son potenciadores de los aceites vegetales. Por ejemplo, basta añadir una gota a tu dosis de aceite vegetal y, listo, ya tienes un after-shave inmejorable, que huele de maravilla y encima personalizado. Por ejemplo, si lo que quieres es conseguir un efecto refrescante instantáneo justo después del afeitado, prueba el aceite de menta de campo, alucinarás, palabra. Y si eres de los que tiene la piel sensible como la de un bebé y te cortas más que Eduardo Manostijeras, opta por el aceite esencial de jara que tiene un potente efecto cicatrizante: aplica una gota sobre el corte, aprieta unos segundos y adiós hemorragia.

·Siguiendo con los beneficios de lo natural, ¿deberíamos lavarnos más la cara?

En esto las mujeres nos llevan mucha ventaja: ellas tienen la costumbre de lavarse la cara al final del día para limpiarla de impurezas, como polución, sudor, etc. Eso sí, mejor no usar un jabón normal, porque resecan mucho. La mejor opción es hacerlo con una loción, que al tener ingredientes naturales limpia y tonifica sin dañar la piel. Y una vez limpia, toca hidratarla. ¿Cómo? Pues nosotros te proponemos los aceites vegetales vírgenes, que al ser completamente naturales no agreden ni a tu piel ni al medio ambiente. Además, aportan vitaminas y, al tiempo que hidratan, aportan elasticidad. Y al contrario de lo que puedas pensar, no dejan la piel grasa si se aplican bien: siempre con la piel húmeda y no más de tres gotas de aceite. Extiéndelas con un suave masaje. Y si quieres subir nota, añade un aceite esencial de cedro, de yuzu, de palo rosa, de laurel o de lavanda y tendrás una piel vigorizada y que, además, olerá fenomenal.

·Por último, los aceites de masaje deportivo, ¿son todos iguales? ¿Para qué sirven?

No, los hay con diferentes funciones según tus necesidades. Por ejemplo, el aceite de masaje Aromalgic es perfecto para calentar el tejido muscular, basta con ponérselo quince minutos antes de entrenar. Además es un producto 100% ecológico. ¿Que sufres dolor muscular? Pues prueba el roll-on Aromlagic, que contiene aceites esenciales antiinflamatorios y analgésicos, es decir, calma el dolor y rebaja la hinchazón. Y en caso de lesión, el spray Aromalgic proporciona alivio inmediato gracias a su efecto frío-calor. También existen aceites esenciales que te ayudan a maximizar tu rendimiento, como el de laurel, cuyo aroma anima y facilita la concentración. Y si después del esfuerzo tienes contracturas musculares, aplicar unas gotas del de romero y alcanfor te procurará alivio. ¿En serio no vas a probarlos?

Si te ha gustado, ¡compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *