·Adiós al dolor·

Te duele la cabeza, o los hombros, o te has dado un golpe en un brazo o una pierna, ¿qué es lo primero que haces? Frotarte la zona, darte un pequeño masaje. Y es que los masajes son probablemente la forma más intuitiva de sanación. Pero, ¿cómo funcionan? ¿Cualquiera puede darlos? ¿Qué beneficios aportan? Para responder a estas preguntas, hemos contactado con Gastón Molina Pistacchia, profesional del quiromasaje terapéutico y deportivo y osteópata estructural de quirotombcn.wixsite.com/quirotombcn.


¿Qué beneficios aporta al organismo?

El masaje terapéutico mejora las funciones circulatorias, con lo que elimina toxinas, mejora el aporte de oxígeno a los tejidos, rebaja la tensión y alivia el estrés. Además ayuda a recuperar la movilidad de los tejidos dañados, si los hay, y a reducir dolores musculares.

¿En qué consiste el masaje preventivo?

El masaje preventivo trata de prevenir futuras lesiones reduciendo la tensión muscular provocada por el estrés, los sobreesfuerzos o el cansancio debido a las malas posturas. Para ello se deben realizar masajes generales con una constancia periódica, observando si hay molestias y trabajando cada zona muscular con atención.

¿Existe un momento del día en que el masaje funcione mejor?

Yo creo que el mejor momento del día para un buen masaje es al finalizar la jornada laboral, o después de practicar deporte. Definitivamente es entonces cuando tu cuerpo más lo necesita.

¿Hay alguna situación en que no sea recomendable?

¡Si! No es recomendables en estados febriles, gripes, infecciones bacterianas, los tres primeros meses de embarazo, después de intervenciones quirúrgicas, en casos de fibrosis y en algunos de lesiones musculares agudas.

¿El masaje ayuda a la práctica deportiva?

Si se hace correctamente ayuda de forma directa. En primer lugar, el masaje precompetición, destinado a preparar la musculatura del deportista antes del esfuerzo; y en segundo un masaje postcompetición, para tratar los tejidos con el fin de prevenir lesiones.

Muchos nos pasamos el día delante del ordenador y eso provoca que a menudo suframos dolores musculares. ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Cómo prevenirlos?

El problema reside en que la mayoría de la gente no sabe colocarse delante del ordenador, lo cual supone pasar ocho horas o más en posturas totalmente incorrectas.

Para evitar dolores, lo principal es conseguir una silla cómoda que proporcione apoyo a la columna vertebral. También es vital mantener los codos y las rodillas formando un ángulo de 90 grados y tener las plantas de los pies firmemente apoyadas en el suelo. Por último, pero importantísimo, es tener la pantalla a la altura de la vista.

Si te ha gustado, ¡compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *