·Vuelta al mundo en 80 prendas #13: Alaska: Anorak plumífero·

Cuando una cosa funciona, mejor no tocarla mucho. Buena prueba de ellos son las dos fotos que acompañan este artículo: ¿a qué lucen parecidos? Pues entre la prenda expuesta en un museo y la otra de Napapijri hay mil años de diferencia, que se dice pronto. La más antigua pertenece a la tribu esquimal de los Inuit, que fueron los primeros en inventar esta forma de anorak (o canguro, como también lo llamamos ahora). Claro que las similitudes son de diseño e intención que no de fabricación y materiales, pues antes no llevaban plumas. 

(Photographed at the Royal Albert Memorial Museum & Art Gallery (RAMM))

La buena noticia es que no hace falta irse a Alaska para contar en tu armario con un buen plumas. Todas las grandes marcas tienen su versión, pero siempre con un estilo deportivo y abrochados por delante con cremallera.

Pero que ese aire deportivo no te engañe: se trata de unas de las prendas más versátiles. Lo puedes llevar encima de cualquier de tus looks habituales, incluso con un traje. También encima de un jersey grueso y, siguiendo las últimas tendencias, con pantalones con goma en los tobillos. Otra combinación interesante es con unos vaqueros, camisa y jersey de pico.

Una muy buena idea es hacerse con uno que pueda plegarse en una pequeña bolsa como este de Uniqlo, ya que gracias a su ligereza puede llevarse en cualquier maleta o mochila, lo cual lo convierte en el perfecto aliado para cualquier trotamundos.

No te pierdas. Y como buen trotamundos, Alaska y sus paisajes es un destino que debería estar en tu horizonte. Antes de empacar tu plumífero en la maleta, organízate bien el viaje consultando alguna página especializada. Ten en cuenta que Alaska tiene 1.718 millones de kilómetros cuadrados (España apenas sobrepasa el medio millón), la mayor parte de los cuales están deshabitados. Una buena idea es llegar por barco desde Seattle, desde donde parten cruceros de 9 días que atraviesan aguas pobladas por ballenas, focas y demás vida marina. Y ya puestos, si quieres una completa comunión con la naturaleza salvaje, necesitas acudir al Parque Nacional Denali, donde podrás contemplar el majestuoso monte McKinley, el pico más alto de América del Norte. Y para descubrir la rica cultura de las tribus de la zona, date un paseo por el Alaska Native Heritage Center.

Si te ha gustado, ¡compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *